El Reflujo es el paso en sentido retrógrado del contenido gástrico hacia el esófago o incluso la cavidad bucal. Si esta condición se mantiene por un período superior a 6 meses se considera como reflujo gastroesofágico crónico.

Los síntomas más comunes que describen los pacientes con esta patología son regurgitación, pirosis (ardor), dolor, síntomas respiratorios y laríngeos como ronquera.