Previo a la realización de cualquier cirugía se indica la realización de una batería de exámenes médicos para evaluar su estado de salud general. Deberá visitar al cirujano para que evalúe los exámenes, nutricionista, psicóloga y anestesista, quienes decidirán el momento óptimo para que se someta a este procedimiento. Una vez establecido en conjunto la cirugía a la cual se someterá cada paciente, se le indica un régimen preoperatorio y se define el lugar de la cirugía en conjunto.

A pesar de que existen aprox. 10 tipos de cirugía bariátricas el post operatorio es similar en ellas. Luego de la cirugía, el paciente inicia una nueva vida en muchos aspectos además del nutricional. Menos apetito y mayor saciedad son dos condiciones que se darán permanentemente en el futuro. Esto lleva al consumo habitual de cantidades menores de alimento, pero en forma más frecuente; comer menos pero más veces.

El paciente deberá controlar periódicamente su condición nutricional a través de exámenes de laboratorio solicitados por su médico y requerirá el uso de suplementos nutricionales (más aun en el caso del Bypass Gástrico).

La limitaciones al consumo de ciertos alimentos son mínimas, quedando reducidas sólo a productos como: azúcar y grasas de mala calidad; mayonesa, frituras y grasas visibles en las carnes.

Desde el punto de vista de su condición de salud general, habrá reducido todos los riesgos asociados a la obesidad, tales como la hipertensión, la diabetes y sus complicaciones.
Adicionalmente, mejorará su condición física, realizando normalmente actividades que la obesidad le impedían, además de reincorporarse socialmente con una nueva perspectiva producida por su renovada imagen corporal y autoestima.